Tanto

IMG_1930[1]

En esta vida hay tanto por hacer, por descubrir, por abarcar, por conocer…

Tantos aviones en los que no estoy,

Tantas personas con las que no estoy hablando,

Tantas carreras que no estoy estudiando y libros que no estoy leyendo,

Tantos rincones del mundo que no estoy pisando y que quizás nunca pisaré,

Tantas palabras sin escribir, y otras sin decir,

Tantas injusticias que reclaman la consciencia.

Tanto por hacer y tan poco tiempo…

Para mi cumpleaños mis amigas me regalaron algo que venía queriendo hace tiempo, uno de esos mapas que se raspan con los países que una visitó. A medida que lo iba raspando, aparecían caras, recuerdos, paisajes. Lugares a los que volvería un millón de veces, otros a los que no tengo el más mínimo interés en volver, países en los que me quedaron ciudades pendientes, amigos que muero por ir a visitar, continentes por descubrir y personas que en algún momento conocí. Queda mucho por recorrer, y sin embargo, sé que no voy a raspar todo el mapa, no es el objetivo aunque a veces engañe. En el mapa, en los caminos y en la vida se trata de elegir y disfrutar, de valorar el lugar en el que estamos en vez de pensar en lo que queda pendiente o lo que no se nos está dando.

A veces tanto por hacer y por vivir, tantos mundos posibles, nos paraliza. Otras, por más que las posibilidades sean infinitas nos angustiamos por dos o tres cosas que no se nos están dando como la sociedad (esa que somos todos, pero que no es nadie) nos dice que deberían: algún que otro éxito profesional, el marido y los dos hijos y medio antes de los treinta, el instagram lleno de viajes exóticos o el relato de turno…

O hacemos, hacemos, y hacemos y nos perdemos en el medio, nuestra identidad se diluye entre un millón de actividades que nos distraen del largo y a veces incómodo proceso de conocernos a nosotros mismos.

O quizás nos amiguemos de la costumbre y vayamos siempre a los mismos lugares porque es más fácil que plantearse nuevos horizontes.

No es siempre es fácil elegir, la única arma infalible es conocernos. Para que incluso los tropiezos sean aciertos en las lecciones nos dejan. Para no angustiarnos por los caminos no recorridos, no ir a lugares porque sí, ni perder tiempo con personas que no nos interesan. Para que no haya reloj social que nos diga dónde deberíamos estar paradas.

Para que lo poco sea tanto y nuestra vida sea ancha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s